Saltear al contenido principal

Cómo elaborar un plan de seguridad y salud en el trabajo

Un plan de seguridad y salud es un requisito indispensable en un importante porcentaje de actividades laborales. Se repasan las características que singularizan estos planes.

¿Qué es un plan de seguridad y salud en el trabajo?

Cabe señalar que se trata de un documento que sirve para anticipar los riesgos que se pueden dar en un lugar de trabajo y, en consecuencia, intervenir para que los peligros no se hagan efectivos. Resulta obligatorio en las actividades laborales que son consideradas de especial riesgo. Asimismo, en sectores como el de las obras también se exige cuando las actuaciones rebasan determinados plazos y cantidades de trabajadores.

El plan de seguridad, por consiguiente, supone un ejercicio de planificación en el que se involucra a empresarios y empleados para que pongan en común sus conocimientos y experiencias acerca de las actividades que se realizan en sus espacios laborales. Para establecer las medidas preventivas y reactivas adecuadas, es preciso llevar a cabo una valoración de los riesgos objetiva y exigente. Esta, en consecuencia, depende del análisis exhaustivo de las condiciones que se dan en cada proceso y puesto de trabajo concretos.

Se trata de una labor multidisciplinar, en la que se comparten las aportaciones de distintos profesionales. De todas maneras, ha de validarlo siempre un experto en higiene y prevención de riesgos laborales. El objetivo de estos planes pasa por evitar las lesiones, las enfermedades laborales y los accidentes en los centros de trabajo; o, en su defecto, minimizarlos.

Plan de seguridad y salud: ¿cómo elaborarlo?

Los planes de seguridad y salud tienen que adaptarse a las condiciones específicas de cada entorno laboral. Asimismo, se caracterizan por su naturaleza dinámica. Las variaciones en los modos de trabajo van a propiciar, igualmente, cambios en la forma de prevenir sus eventuales riesgos. Por consiguiente, son documentos susceptibles de continuas modificaciones.

La elaboración de este plan de coordinación en materia de seguridad y salud comprende varias fases. A continuación, se desgranan.

  • En primer lugar, se parte del diseño de unas políticas de higiene y seguridad. Estas no se limitan al plano teórico, sino que se ajustan a las necesidades específicas de la actividad laboral protegida.
  • El siguiente paso consiste en concretar cómo se aplicarían las anteriores medidas en el ámbito de trabajo. Se requiere un análisis pormenorizado de los sistemas de gestión, los procesos y las actividades que tienen lugar en el centro de trabajo. Se parametrizarán los riesgos y se derivarán protocolos.
  • Concretar los riesgos exige que existan responsables de su supervisión. No se trata solo de designar a líderes en cada área, sino también de capacitarles suficientemente.
  • Una vez repartidas las responsabilidades, resulta necesario que la información del plan fluya entre todos los empleados. De este modo, todos los trabajadores sabrán a qué atenerse en cada coyuntura y pueden consultar la documentación pertinente.

En definitiva, el plan de seguridad y salud no solo es un requisito básico del funcionamiento de un proyecto laboral, también un instrumento que, al aportar seguridad y confianza, contribuye a elevar la productividad de una empresa. Para quien desee conocer los servicios, se recomienda contactar con la empresa y seguir su actividad en redes sociales..

Volver arriba